vacunas (uno)

En este espacio habíamos pensado publicar pequeñas notas y comentarios para tener un día a día de la Biennale di Architettura. Pero en Venezia es casi imposible encontrar wi-fi y, menos todavía un cibercafé. Además el día a día demostró dejar muy pocos espacios para la escritura y la escritura es la base de la crítica. Habrá que reconocer que el texto siempre se mueve a velocidad de carabela, aunque también es cierto que la factografía de los rusos y el SMS, casi logran emparejar a la fotografía, que es la mejor de las técnicas instantáneas. En todo caso, el problema sigue en pie: de qué se trata la Biennale di Architettura di Venezia? Y luego, de qué se habla en estos sitios?
Como cualquier institución postaylorista la Biennale no es una cosa sino muchas cosas que hablan de distintos temas y en diferentes lenguajes. La respuesta es obvia, ya lo sé, pero este es uno de los principios de funcionamiento que rige sobre la maquinaria. Por eso el mote postaylorista nunca fue gratuito: la producción es producción de mundo y por lo tanto múltiple y contradictoria. Esta es la primera lección bienalera.
Cómo proceder al análisis de un fenómeno de esta naturaleza?, imagino es la pregunta que sigue. Y la respuesta, se me ocurre pasa por detenerse en episodios concretos y, como siempre, salirse del guión. Ser inactual, completamente anti-contemporáneo, ya que no existe un pensamiento contemporáneo sino un pensamiento -que justo por no serlo- es capaz de pensar el presente. Y esto es tan viejo como Nietzsche aunque poco conocido y menos pensado aún.

Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>